Conexión Adventista te ofrece ahora Material para la Escuela Sabática, en Videos, Audio, Presentaciones PowerPoint, en archivos de Texto, PDF, también los Comentarios y mucho mas. Esperando que todo esto sea para el enrequesimiento no solo personal si no que podamos aportar mas en nuestras Iglesias, y que de alguna forma poder compartirlo con los demás que no conocen a Jesús todavía.
Dios los bendiga. Es el deseo de "Conexión Adventista"

30 may. 2009

Hacia una vida plena: El plan de Dios para un mundo que perece

Por:

Los buenos tiempos eran terribles

¿Fueron los “buenos viejos tiempos” realmente buenos? A menudo pensamos que en la segunda mitad del siglo XIX y comienzos del XX, la vida estaba llena de encantos, alegría y despreocupados paseos en carro por el campo. Pero piense tan solo lo que era comprar un poco de manteca o “margarina”. El historiador Otto Bettmann explica: “Los fabricantes victorianos creían que los subproductos lácteos representaban una gran oportunidad para improvisar; se requería de una imaginación inescrupulosa […].

La manteca, que en la década de 1880 se vendía a un respetable promedio de 19 centavos la libra (445 gramos), a menudo estaba rancia, y era una mezcla de caseína y agua, o de calcio, yeso, grasa y puré de papas […].
“La alternativa era una imitación de manteca […]. Los fabricantes de aceite recolectaban la grasa de cerdo junto con cualquier resto animal imaginable que los mataderos no pudieran vender y los procesaban en mugrientos cobertizos. A la mezcla se le agregaban blanqueadores para que pareciera manteca real.

En 1899, un empleado de una fábrica de margarina […] se lastimó tanto las manos […] que perdió las uñas, y además sufrió la caída del cabello y tuvo que ser internado en el Hospital Bellevue debido a un estado de debilidad generalizada”.1


Continue leyendo en Articulos de "Conexion Adventista"

No hay comentarios: