Conexión Adventista te ofrece ahora Material para la Escuela Sabática, en Videos, Audio, Presentaciones PowerPoint, en archivos de Texto, PDF, también los Comentarios y mucho mas. Esperando que todo esto sea para el enrequesimiento no solo personal si no que podamos aportar mas en nuestras Iglesias, y que de alguna forma poder compartirlo con los demás que no conocen a Jesús todavía.
Dios los bendiga. Es el deseo de "Conexión Adventista"

26 mar. 2009

Adán y Eva contra Darwin

Este viernes el consejo de educación del Estado de Texas decidirá por votación si incluye o no el creacionismo en los currículos de ciencias de los próximos diez años.

Los creacionistas más ortodoxos consideran que todas las formas de vida fueron creadas por Dios y por lo tanto rechazan tajantemente la teoría de la evolución Darwin.

Don McLeroy, jefe del Consejo de Educación, y consabido creacionista, habló con una emisora asociada de la BBC sobre los posibles cambios.McLeroy consideró que la enseñanza de creacionismo en la materia de ciencias significaría un cambio positivo.

"Si vemos lo que escribió Darwin hace 150 años había una gran cantidad de información en el registro de los fósiles que demuestra que la cadena de la evolución está incompleta", afirmó McLeroy. Sin embargo señaló que la creación de la Tierra no es la cuestión en debate y aseveró que sus puntos de vista al respecto son meramente personales

Sin precedentes

"Los estudiantes podrán cuestionar la teoría de la evolución, que dice que todos los seres vivos provienen de ancestros en común", afirmó."Yo creo que debemos ser honestos con los niños. Pues no hay suficiente evidencia para respaldar dicha teoría", concluyó McLeroy.Según sondeos de opinión, en EE.UU. el 47% de la población rechaza la teoría de la evolución.

De aceptarse la propuesta, Texas sería el primer Estado de EE.UU. en formalizar la enseñanza del creacionismo en la educación básica, sentando así un hecho sin precedentes.

Fuente: "BBC News"

13 mar. 2009

La hendidura en la Roca

Cómo ver a Dios en los momentos más oscuros

Por:
Uno de los himnos que nos gusta cantar es el clásico “¡Oh, qué Salvador!”, escrito por la renombrada Fanny J. Crosby. 
El coro dice:

“Me escondo en la Roca que es Cristo, el Señor
Y allí nada ya temeré;
Me escondo en la Roca, que es mi Salvador,
Y en él siempre confiaré.”*

Aparentemente, la autora se inspiró en la experiencia de Moisés en el Sinaí, según se relata en el libro de Éxodo. En mi caso particular, no entendía del todo la letra de este himno. Entonces decidí tomar una vieja, amada y ya gastada Biblia que heredé de mi fallecido padre y, con la ayuda de la Concordancia Strong de la Biblia realicé una exégesis de la 
narrativa de las Escrituras.

Me emocioné


El pasaje principal que se relaciona con este himno en particular se encuentra en Éxodo 33:21, 22:
“Luego dijo Jehová: Aquí hay un lugar junto a mí. Tú estarás sobre la peña, y cuando pase mi gloria, yo te podré en la hendidura de la peña, y te cubriré con mi mano hasta que haya pasado”.

Tengo que admitir que este pasaje produce un efecto asombroso sobre mí. A pesar de ello, creo que lo que se destaca del resto (al menos para mí) tiene que ver con la posibilidad de percibir “la gloria de Dios”.

Continue leyendo en Articulos de "Conexion Adventista"

La contribución de Elena White a la Doctrina Adventista

Nuestras doctrinas son producto del estudio cuidadoso de las Escrituras.
La estatura de Elena White en la Iglesia Adventista resulta 
significativa. Creemos que tuvo el don profético. Influyó 
y aún influye en el presente en la vida de la iglesia. ¿Cuál 
fue la naturaleza de su contribución al desarrollo de la doctrina adventista? Algunos afirman que ella es la fuente doctrinal.
Las doctrinas adventistas han sido resumidas en 28 creencias fundamentales. Algunas son comunes a otras denominaciones cristianas: la doctrina de Dios, la creación, el pecado y la salvación. Sin embargo, también poseemos creencias únicas que nos distinguen de otras denominaciones. Entre ellas, la del milenio posterior al regreso de Cristo, el sábado como día de reposo, el ministerio de Cristo en el santuario celestial, el juicio investigador y la inmortalidad condicional del alma. Para descubrir la contribución de Elena White, nos enfocaremos especialmente en estas últimas.

Fuentes de las doctrinas

En el desarrollo de las doctrinas cristianas en general, es posible detectar influencias directas e indirectas. En nuestra búsqueda, puede resultarnos de ayuda analizar la contribución de Elena White desde estas dos perspectivas. ¿Contribuyó en forma directa a las doctrinas adventistas distintivas?

Continue leyendo en Articulos de "Conexion Adventista"

6 mar. 2009

¿Debería importarle el medioambiente a los cristianos?

Por: Henry Zuill

Cuando Rachel Carson publicó Primavera Silenciosa en 1962 no tenía manera de saber que estaba desencadenando un movimiento que perdura hasta nuestros días. El movimiento ecologista ha despertado entusiasmo como así también calumnias, generando mucha controversia. La codicia humana se opone al cuidado del medio amiente y muchos cristianos conservadores permanecen indiferentes.

Afortunadamente, está surgiendo una respuesta cristiana positiva hacia las necesidades del medioambiente,1 pero aún es una posición minoritaria ¿Cómo es que la iglesia quedó al margen de un emprendimiento aparentemente positivo? ¿Los cristianos tienen interés legítimo en el medioambiente o esto sería un desvío de la tarea de evangelizar?

Un breve repaso

Antes de Primavera Silenciosa, los autores cristianos decían muy poco en cuanto a nuestra responsabilidad hacia la naturaleza. Inmediatamente después de la publicación hubo un leve aumento de interés, pero siguió siendo bajo. En 1967, el historiador científico Lynn White publicó un artículo culpando ampliamente a las raíces judeo-cristianas del mundo occidental por la crisis ecológica.2 Identificaba como raíz del problema a la doctrina de la creación de la humanidad a imagen de Dios y el hecho que le diera pleno dominio sobre la naturaleza. El artículo atrajo la atención de los escritores cristianos3 y emergieron respuestas desde la indignación hasta el remordimiento. Los argumentos de White pasaron desapercibidos para un grupo de creyentes que continuaron afirmando que la creación era “explícitamente para beneficio del hombre y su poderío...[y] que es la voluntad de Dios que el hombre utilice la naturaleza para sus propios fines”.4

Casi al mismo tiempo el científico atmosférico James Lovelock estudiaba la atmósfera de Marte y admitió que la misma no era compatible con la vida pero observó que la atmósfera terrestre, que permite la vida, es mantenida a su vez, por la vida que hospeda. El concepto de un sistema de retroalimentación global eventualmente llevó a algunos a proponer la controvertida “Hipótesis Gaia”, que fue enarbolada por los seguidores del movimiento neopagano Nueva Era. A su vez, ellos aceptaron el movimiento del medioambiente para proteger la “Tierra Madre”. En respuesta, los cristianos conservadores dieron sus espaldas al cuidado de la creación por temor a que terminase en una adoración a la tierra. En este punto estamos hoy.

Este trasfondo y varias interpretaciones teológicas (¿erradas?) serían la base de obstáculos que tendrían los cristianos relacionados al cuidado de la creación. Los analizaremos brevemente.

Continue leyendo en Articulos de "Conexion Adventista"

5 mar. 2009

¿Se puede confiar en la profecía bíblica? La experiencia de Daniel

Por: William H. Shea

La profecía es crucial para la fe y las creencias adventistas. Es sobre la base de la profecía bíblica que se fundó el movimiento adventista, con la convicción de que la historia llegará a su clímax en ocasión de la segunda venida de Cristo. Hacia esa culminación gloriosa se dirige la historia que terminará en el momento en que Dios destruya el pecado y a Satanás para siempre y abra las puertas de la eternidad para los redimidos de todas las edades. La interpretación adventista de los eventos de los últimos días se basa en las profecías de Daniel y Apocalipsis, además de otras declaraciones proféticas de la Biblia. Sin embargo, muchos cristianos y no cristianos han cuestionado la autenticidad de la profecía bíblica y tienden a rechazar la interpretación adventista como esencialmente especulativa.

Esta acusación no debe aceptarse sin realizar un serio estudio teológico e histórico de la profecía bíblica para constatar si es digno de creer, o no. Un breve análisis al libro de Daniel muestra que su contenido profético es confiable desde la historia y significativo desde la teología. Este artículo así lo muestra.

El libro de Daniel se divide claramente en dos mitades. La primera relata parte de la historia neobabilónica, especialmente al incluir el relato de Daniel y sus tres compañeros (caps. 1-6). La segunda parte presenta algunas profecías altamente simbólicas y de largo alcance que son llamadas apocalípticas (caps. 7-12). La primera parte también contiene profecías que, con excepción del sueño de Nabucodonosor del capítulo 2, involucran mayormente a personas, lugares y eventos locales. Las profecías relacionadas con Nabucodonosor en el capítulo 4 y con Belsasar en el 5 se parecen más a las profecías “clásicas” que se encuentran, por ejemplo, en Isaías y Jeremías.

Esta gama cronológica de profecías nos brinda la oportunidad de relacionar estas predicciones con el cumplimiento histórico en una escala que va desde el tiempo cercano a Daniel hasta un período intermedio posterior a su vida y que alcanza las profecías futuras de siglos después.

Continue leyendo en Articulos de "Conexion Adventista"

El Testimonio del Profeta

Por: Arturo L. White

Hay dos aspectos en la experiencia del profeta: la visión en sí, y el testimonio o comunicación de lo que le ha sido revelado. El profeta debe entregar su mensaje en el lenguaje más claro y preciso que pueda.

El profeta puede tener las palabras adecuadas para hacerlo satisfactoriamente, o darse cuenta de que debe estudiar diligentemente para adquirir los vocablos que hagan que su mensaje sea preciso e impresionante. El mismo mensaje, en diferentes ocasiones, podrá presentarlo en diferentes términos. Mientras escribía El Deseado de todas las gentes, su autora declaró: "Tiemblo de temor, no sea que empequeñezca el gran plan de salvación con las palabras comunes" (EGWMR, 59). El mensaje puede también sufrir deterioro por la imperfección del lenguaje humano: "La Biblia? fue escrita por manos humanas, y la diversidad de estilo de sus diferentes libros muestra la individualidad de cada uno de sus escritores. Las verdades reveladas son todas inspiradas por Dios; (1 Tim. 3: 16) y con todo están expresadas en palabras humanas. Es que el Ser supremo e infinito iluminó con su Espíritu la inteligencia y el corazón de sus siervos. Les daba sueños y visiones, y les mostraba símbolos y figuras; y aquellos a quienes la verdad fue así revelada, revestían el pensamiento divino con palabras humanas".

"Escritos en épocas diferentes y por hombres que diferían notablemente en posición social y económica, y en facultades intelectuales y espirituales, los libros de la Biblia presentan contrastes en su estilo, como también diversidad en la naturaleza de los asuntos que desarrollan. Sus diversos escritores se valen de expresiones diferentes; a menudo la misma verdad está presentada por uno de ellos de modo más notable que por otro".

Continue leyendo en Articulos de "Conexion Adventista"

Fuentes para la serie "El Gran Conflicto"

Por: Arturo L. White

Desde la muerte de Elena G. de White, en 1915, no ha habido quizá, en la Iglesia Adventista, un interés tan grande e intenso en el asunto de la inspiración, especialmente de la Hna. de White, como ahora. Es comprensible, pues sus escritos afectan decisivamente a todo creyente.

Los adventistas que aceptan los consejos del espíritu de profecía como del Señor y, consiguientemente, como obligatorios, disfrutan de la seguridad de que son dignos de confianza. Los lectores de la serie "El Gran Conflicto" pueden no sentirse tranquilos, ya que puede sostenerse su siguiente declaración: "La Hna. White no es la originadora de estos libros. Ellos contienen la instrucción que durante el período de su vida Dios le ha estado dando" (CE, 173, ed. 1967)

La manera en que Elena G. de White recibió la luz y cómo ella la impartió a otros, es el tema de un estudio digno y útil. A fin de colocar una base indispensable para comprender su obra, resulta muy importante la atención que se preste a la forma en que ella, una persona inspirada, se relacionó con los tiempos en que vivió, a los sucesos que presenció, las corrientes de información que escuchó en relación con sus escritos y en sus contactos con otros, y a las presiones de aquellos que quisieron influir sobre ella.


En los últimos años se ha despertado un gran interés en lo que ha dado en llamarse las "fuentes" de Elena G. de White en la redacción de la serie "Conflicto", especialmente en los volúmenes El conflicto de los siglos y El Deseado de todas las gentes.

No hay necesidad de conjeturar acerca de estas "fuentes," pues la extensa información contenida en todos los escritos de Elena G. de White y en las declaraciones de los que trabajaron con ella, es clara y amplia.

Continue leyendo en Articulos de "Conexion Adventista"